Errores que hay que evitar al traducir textos

Errores que hay que evitar al traducir textos


«Cuando los errores de traducción se convierten en algo más que una anécdota.»

Repasamos en esta entrada las consecuencias que pueden tener los errores en traducciones de textos. Cuando la traducción se deja en manos inexpertas, muchas veces obtenemos efectos indeseados. Por pequeño que parezca, un error puede dar lugar a situaciones comprometidas.

Los errores de traducción pueden tener un alto coste, tanto económico como en términos de imagen. Los encontramos a menudo en nuestro día a día: un menú de restaurante en el que nos sirven algo un tanto sospechoso, un cartel que no se entiende, instrucciones de aparatos que nos ayudan poco o nada, entre otros.

Los servicios de traducción profesional es la mejor forma de asegurarse de que no haya errores al traducir textos.A veces, puede que un error de traducción en un texto cause pequeñas molestias al usuario de un producto o servicio; otras, puede resultar frustrante; y, en ocasiones, las consecuencias pueden ser catastróficas. Por ejemplo, pensemos en un error de traducción en el prospecto de un medicamento, que podría causar un perjuicio muy grave a los consumidores.

Los errores de traducción incluso llegan a marcar titulares de noticias: hace unas semanas, Canadá estuvo a punto de deportar a un refugiado salvadoreño debido a imperdonables errores de traducción por parte del intérprete durante la vista en que se debatía su caso. También en España ha habido quejas de la falta de profesionalidad de algunos intérpretes. Una empresa que cuida el lenguaje y se asegura de que la información que maneja sea precisa, tendrá ese mismo sentido de la responsabilidad cuando traduzca su documentación. La mejor forma de evitar que se produzcan situaciones incómodas debido a errores es que la traducción la lleven a cabo traductores profesionales y que, además, su trabajo sea revisado posteriormente por lingüistas expertos o especialistas. Esto es lo que ofrecemos las empresas de traducción.

No todo son errores fatales. Algunos incluso nos hacen reír o son, cuanto menos, curiosos. Hemos buscado algunos errores divertidos para ilustrar mejor el alcance que pueden tener estos en la imagen de un negocio.


La famosa editora de guías de viajes Lonely Planet llevó a cabo hace dos años un concurso de fotografía: «Lost in Translation Photo Contest». Invitaba a sus lectores a hacer fotografías de los errores de traducción que encontraran en sus viajes. Recibieron más de 1200, la mayoría de ellas de carteles en pequeños negocios enfocados al turismo. Esta es nuestra propia selección de los tres más llamativos.

1) Asalto al turista

«Guardamos el equipaje de los visitantes. Servicio gratuito.»

Esto era lo que intentaba decir un cartel en la entrada a un monumento en China. Se ofrecía amablemente a los turistas la posibilidad de guardar su equipaje. Además, sin que estos tuvieran que pagar por el servicio. Suena bien, ¿no?

Quizá sí, si el cartel hubiera dicho lo que pretendía. Sin embargo, el mensaje que escribieron sonaba bastante menos amistoso, por utilizar el imperativo y la palabra «extranjeros» para referirse a los «visitantes». Algún que otro turista debió salir de allí asustado al leer lo que decía el cartel:

Haz clic aquí para ver la imagen

2) El nombre de restaurante más raro del mundo

En un restaurante en China pensaron que traducir el nombre de su negocio al inglés sería buena idea (lo es, pues China es un país en que el turismo va en aumento). Así que introdujeron el nombre del restaurante en un motor de traducción automática (como el famoso Google Translate), que fue incapaz de traducirlo. Según parece, los dueños no se dieron cuenta:

Haz clic aquí para ver la imagen

En efecto, el restaurante en inglés tiene el nombre de «Error en el servidor de traducción». Los traductores automáticos nos pueden ayudar a entender un texto (aunque dependerá de la complejidad de este), pero nunca se recomienda su uso para la traducción de textos a los que tu público objetivo tenga acceso (hasta su post-edición por un traductor humano). Desde luego, «Error en el servidor de traducción» no es un nombre que abra el apetito, ¿verdad? Quizá el próximo error sí lo haga.

3) Menú familiar

O no. La siguiente fotografía fue la ganadora del concurso de Lonely Planet. Que un plato en un restaurante de Pekín se llame «abuela» ya resulta inquietante, que se llame «abuela picante» deja sin hambre a cualquiera.

Haz clic aquí para ver la imagen

Si quieres ver más fotografías del concurso, visita: Lost in Translation Photo Contest.


Como decía, los errores de traducción no siempre son ni tan divertidos ni tan evidentes como los que recoge el concurso de Lonely Planet (aunque seguro que otro día hablaremos de más errores de este tipo). A menudo, no se trata únicamente de palabras o términos mal traducidos, sino de pequeños detalles (como nos explicaba mi compañera Xoana en esta entrada) que marcan la diferencia: errores de puntuación, mayúsculas, etiquetas, etc. Una forma de evitar muchos errores de traducción es que los originales estén redactados correctamente (lo que mejorará la calidad de la traducción, como nos explicaba Carmen en esta entrada).

Sin duda alguna, cuando queremos traducir un texto, la profesionalidad del traductor y la revisión posterior son la mejor garantía de que no se produzcan errores. Además, un servicio profesional de traducción ayuda a que, cuando se producen errores, se encuentre la forma más apropiada de solucionarlos y evitar que se repitan en el futuro.

Rubén Pérez, gestor de proyectos en Planet Lingua.

Errores que hay que evitar al traducir textos

Comentarios (0)