Guía sobre los diferentes tipos de interpretación

«Conoce en qué situaciones se necesita un intérprete y cómo es su trabajo.»

A menudo se asocia al intérprete con alguien aislado en su cabina que reproduce las palabras de un alto cargo político. Sin embargo, no siempre están en cabinas ni interpretan a políticos, sino que muchas empresas necesitan servicios de interpretación en su día a día. A continuación, te explicamos los diferentes tipos para que sepas cuál necesita tu empresa.

Servicios de interpretación

En las empresas que operan en ámbitos internacionales y que recurren de forma habitual a la traducción escrita de su documentación, surge a menudo la necesidad de contar con un servicio de interpretación que cubra situaciones muy variopintas: desde una visita de un socio comercial o una conversación con el representante legal extranjero hasta un congreso médico multilingüe o un curso de formación para empleados, pasando por una videoconferencia entre sucursales o la interpretación susurrada para un participante individual de una sesión.

Las soluciones de interpretación para dichas situaciones varían asimismo en gran medida. En la mayoría de los casos, puede recurrirse a los tres tipos de interpretación siguientes:

Interpretación simultánea o de conferencia: la que se suele utilizar en congresos de envergadura con un número significativo de participantes. Se caracteriza por el trabajo en cabinas insonorizadas para poder transmitir las ponencias de los oradores de forma prácticamente simultánea mediante consolas y auriculares / micrófonos. Todo este equipo de sonido debe incluir, asimismo, receptores en cantidad suficiente para los asistentes al acto.

Interpretación consecutiva: la que se suele emplear en reuniones de menor calado que prescindan del equipo técnico necesario en las interpretaciones de conferencia. El intérprete tomará notas del discurso del orador en un código abreviado y lo reproducirá al cabo de unos 5 o 10 minutos, cuando cuente con contexto suficiente para transmitir un mensaje coherente. Aunque en esta modalidad se ahorra en la contratación del equipo de sonido, la remuneración del trabajo de estos intérpretes es más elevada, mientras que aumenta asimismo la duración de cada intervención.

Interpretación de enlace: la que se suele reservar para las reuniones con grupos reducidos (visitas a empresas, acompañamiento en ferias, conversaciones comerciales o legales entre dos partes). Se caracteriza por la traducción consecutiva del discurso de un orador y no suele requerir un equipo especial (excepto un micrófono y amplificador, en condiciones acústicas desfavorables) ni la toma de notas por motivos de brevedad.

Estas son las tres modalidades principales de interpretación, aunque existen numerosas variantes, en función de los ámbitos en los que se practiquen, como la interpretación de relé (cuando se interpreta el discurso de otro intérprete, por falta de profesionales en combinaciones de idiomas raras), la traducción a la vista (lectura en voz alta en un idioma diferente al que está escrito un texto), la interpretación en el ámbito judicial o sanitario y en el sector público, así como la interpretación en los medios de comunicación y en la lengua de señas para sordomudos.

María del Mar Martínez, coordinadora del equipo de lingüistas y responsable del control de la calidad en Planet Lingua.

Guía sobre los diferentes tipos de interpretación

Comentarios (0)