Decálogo de interpretación

«Conoce qué debes facilitar al intérprete para que sus condiciones de trabajo no afecten a su desempeño.»

En todo trabajo existen unas condiciones óptimas y en el de intérprete, dadas la inmediatez y las consecuencias que puede tener su ejecución para tu empresa, aún más, si cabe. Con este decálogo, conocerás qué debes preparar y qué debes proporcionar al intérprete para que esté en condiciones de ofrecer un trabajo impecable.

Al igual que con la traducción escrita de calidad, la interpretación profesional requiere el cumplimiento de unos requisitos mínimos por los interesados en dicha colaboración. En otra entrada, explicamos los diferentes tipos de interpretación y, a continuación, exponemos un decálogo para garantizar la máxima calidad de los servicios de interpretación prestados:

  1. Al tratarse de un servicio con repercusión inmediata en la percepción del cliente, es aún más primordial que en la traducción, si cabe, que sea realizado por profesionales formados y con experiencia contrastada, a ser posible por una empresa que avale el trabajo por desempeñar.
  2. La asignación y contratación de los profesionales encargados de prestar el servicio de interpretación deben realizarse con la suficiente antelación para permitir una preparación cualitativa de los mismos de cara al compromiso adquirido.
  3. Asimismo, las eventuales cancelaciones de futuros encargos deben efectuarse con la suficiente antelación, que variará en función de la duración, la ubicación y la complejidad de los mismos. Un aviso razonable permitirá al profesional en cuestión asumir otros trabajos remunerados en su lugar.
  4. El profesional encargado del servicio de interpretación o, lo que es lo mismo, la empresa de traducción e interpretación que lo representa debe recibir toda la información necesaria para poder cumplir con garantías de calidad su trabajo. Dicha información debe incluir: datos de contacto de los organizadores y dirección exacta del acontecimiento, número de asistentes y su procedencia lingüística y profesional, fechas y horas del orden del día con indicación de los ponentes y sus intervenciones, información logística en caso de desplazamientos, transportes, pernoctaciones y dietas que surjan a mayores en relación con el encargo.
  5. Se velará en todo momento por el suministro de cualquier material y en cualquier formato consultable que resulte necesario para el correcto desempeño de la labor interpretativa, a saber, ponencias, presentaciones, catálogos de productos y servicios, documentación corporativa, glosarios y diccionarios internos, despieces, así como todos los datos, nombres propios, marcas, cifras, cantidades, etc., cuya reproducción no debe presentar ningún margen de error o desviación.
  6. En la medida de lo posible, deben proporcionarse a Empresa de interpretacioneslos intérpretes los datos de contacto de los responsables de la resolución de cualquier duda o pregunta relativa al acontecimiento de que se trate.
  7. Los organizadores deberán respetar el hecho de que cada modalidad de interpretación requerirá más o menos intérpretes, en función de las combinaciones lingüísticas (variantes y dirección de interpretación) y el trabajo que deberán desarrollar: desde una interpretación de enlace individual durante varias horas hasta una interpretación simultánea con dos intérpretes por cabina que se relevan cada media hora.
  8. En casos muy concretos o peculiares, deberán especificarse, a mayores, los requisitos de orden técnico, cultural, religioso, alimentario, de indumentaria, comportamiento o tratamiento interpersonal que deben tenerse en cuenta con respecto a los asistentes al acto.
  9. Por último, aunque no por ello menos importante, los intérpretes deben poder contar con suministro de agua durante toda su intervención, además de que los organizadores hayan previsto su inclusión en las comidas programadas, en función de la duración del acto.

En definitiva, y como es de esperar con criterio y sentido común, cuanto mejor y mayor sea el trabajo previo de preparación y organización, mejor y mayor serán el resultado y la calidad finales de cara a los participantes y oyentes. Que estos últimos vuelvan a casa satisfechos depende de la colaboración sin fisuras entre organizadores e intérpretes. Después del arduo trabajo que supone organizar todo un congreso o reunión hasta el último detalle, un desempeño deplorable durante la interpretación, debido a la falta de las herramientas y ayudas indispensables, supone un batacazo difícilmente subsanable para toda la imagen de la empresa.

María del Mar Martínez, coordinadora del equipo de lingüistas y responsable del control de la calidad en Planet Lingua.

Decálogo de interpretación

Comentarios (0)