2014 para las empresas europeas: movimientos en la UE y entrada en vigor de la SEPA

Nuestro amigo y colaborador Jacint Berengueras, economista y CEO de Occinance, nos explica el marco que presenta la Unión Europea para el año que viene, que las empresas deben conocer. Jacint nos ofrece su opinión profesional sobre los movimientos que tendrán lugar el año que viene en la UE, como la entrada en vigor de la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA), las elecciones al Parlamento Europeo y la cesión de competencias al Banco Central Europeo.

2014 para las empresas europeas: movimientos en la UE y entrada en vigor de la SEPA

«A medio plazo, las empresas europeas tienen razones para el optimismo.»

La entrada en vigor de la SEPA, las elecciones europeas y las decisiones del BCE: factores decisivos para el 2014.¿Qué futuro les espera a las empresas europeas? ¿Qué marco político, económico y administrativo va a acompañarnos en los próximos meses? Vamos a intentar arrojar luz sobre algunos aspectos que serán claves para el devenir del continente.

La catástrofe humana en Lampedusa, el «caso Snowden», los desequilibrios económicos norte-sur y el auge de los movimientos nacionalistas tienen un común denominador: no existe una Unión Europea fuerte, con competencias —y sus respectivos presupuestos— que le permitan ejecutar política europea realmente coordinada y, al mismo tiempo, los países miembros tampoco tienen absoluta libertad de actuación. Y, aunque parece que aumenta el euroescepticismo, la integración europea avanza: en los próximos meses veremos la elección directa de un presidente del Parlamento Europeo, la cesión de competencias de los bancos nacionales al Banco Central Europeo y la entrada en vigor de la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA). Vayamos por partes.

En primer lugar, desearía hablarles del proyecto SEPA. Según el propio Banco de España, «el proyecto SEPA hace posible que los usuarios de transferencias bancarias, domiciliaciones y tarjetas de los países miembros dispongan de un único conjunto de estándares y normas. En consecuencia, todos los pagos —nacionales o transfronterizos entre los países de la zona SEPA— se habrán equiparado en términos de sencillez, seguridad y eficacia». De facto, se incrementará la transparencia y se agilizarán las transacciones comerciales y la movilidad de las personas. Por decirlo de otra manera: las transferencias y la apertura de cuentas corrientes se podrán realizar con la misma facilidad como con la que ahora usamos la tarjeta de crédito cuando nos movemos por Europa. Sobra decir que este «trámite» es un auténtico hito en pos de crear un mercado interno potencial de 500 millones de personas.

En lo referente a la supervisión de las entidades financieras, el 4 de noviembre de 2014 se llevará a cabo la cesión de competencias por parte de los diferentes bancos centrales nacionales al Banco Central Europeo. La creación del mecanismo único de supervisión será un logro decisivo en el proceso de creación de una unión bancaria en Europa.

El BCE ha soportado más responsabilidades de las que hubiese tenido que tener durante la crisis, pero el vacío en lo referente a una institución política con autoridad superior ha hecho que, para bien o para mal, haya acabado actuando como un «integrador involuntario» y que haya convertido a su presidente, el Sr. Draghi, en auténtico «gobernador de Europa» durante un tiempo. Parte de sus poderes van a ser traspasados al Parlamento Europeo en 2014, lo que nos lleva al tercero de los acontecimientos anteriormente citados: Europa tendrá gobierno.

De la composición final de la Eurocámara dependerá el nombre del futuro presidente de la Comisión Europea. No es un elemento menor, ya que la Comisión es el órgano que tiene el poder de proponer leyes en Europa y se doblarán sus competencias (por ejemplo, en políticas de seguridad) para el período 2014-2018).

Es importante pensar que estas elecciones pueden ser trascendentes para elegir al presidente de la Comisión y para decidir el modelo económico, social, de organización territorial, fronterizo o cultural que queremos para Europa.

Estas tres pinceladas se han trazado con la intención de crear un marco de referencia que permita al lector indagar sobre el asunto y deducir.

Mi percepción es que en breve se acabará la incertidumbre sobre el estado de salud del sector financiero continental y la liquidez regresará paulatinamente. Se van a incrementar las operaciones corporativas transnacionales a nivel europeo, y no solo las comerciales; habrá un repunte en las fusiones y adquisiciones que creará gigantes. Asimismo, aparecerán empresas emergentes europeas por doquier, que generarán trabajo en nuevos nichos de mercado. Se incrementará la movilidad de las personas y, a pesar de que el euroescepticismo pueda generar problemas —o aportar soluciones—, un gobierno democrático europeo se acabará imponiendo en el continente.

Espero no ser demasiado optimista.

Jacint Berengueras, CEO de Occinance.

2014 para las empresas europeas: movimientos en la UE y entrada en vigor de la SEPA

Comentarios (0)